CONSEJOS PARA EVITAR QUE SU PERRO LADRE

Antes que nada, debemos recordar que los ladridos son el sistema de comunicación natural de nuestro perro. Entonces, si nuestro perro ladra de vez en cuando, es la mejor señal para saber que está sano. 

El problema ocurre cuando ladrar se convierte en una rutina para él o en una forma de exigirnos que cumplamos deseos. 

No podemos permitir que nuestro perro obstaculice nuestra rutina diaria por sus caprichos, como no haríamos con nuestros hijos. Por eso queremos ayudarte con algunos consejos para que tu perro deje de ladrar. 

Como siempre, la mejor opción es entrenar a nuestra mascota desde cachorro para hacerle comprender las reglas de convivencia que hay que respetar. 

Sin embargo, los perros ladran por muchas razones y de diferentes formas según su raza y naturaleza. Por lo tanto, a menudo tenemos que fortalecer la formación para hacerles entender cuando necesita estar en silencio. 

Uno de los errores más comunes que cometemos relacionado con este problema es recompensar los ladridos. 

Muchos propietarios reaccionan de inmediato a los ladridos del perro alzando la voz. No entendemos que desde el punto de vista del perro, la atención de su dueño sea una recompensa por sus ladridos.

Tampoco debemos reaccionar, por ejemplo, dando un regalo para estar callados, porque solo estamos agrandando el problema. 

En lugar de prestar toda su atención cuando su perro comience a ladrar, no reaccione. 

Algunos expertos dicen que si le gritamos a nuestro perro cuando ladra, él cree que al levantar la voz estamos ladrando como él, por lo que solo empeoramos el problema. 

También es importante señalar que quizás nuestro perro ladra por falta de entretenimiento o porque no ha quemado la energía necesaria. Por eso es fundamental que nos aseguremos de que nuestro perro haga suficiente ejercicio. 

Está claro que cada carrera tiene necesidades diferentes, pero si llevamos a nuestro perro al parque a correr todos los días para que agote el exceso de energía, tenemos más posibilidades de estar tranquilos en casa. 

La situación más compleja relacionada con este problema es cuando el perro ladra por ansiedad o estrés. Esto suele ocurrir cuando dejamos a nuestra mascota sola en casa, ya que el animal, se siente mal y expresa no deja de ladrar. 

Así que para asegurarnos de que nuestro perro no esté molestando a las personas que nos rodean, existen sistemas que evitan que nuestro perro ladre de la forma más práctica, sencilla y segura. Por lo tanto, ni usted ni la presencia de nadie será necesaria para controlar los ladridos de su perro. 

De esta forma evitarás problemas con los vecinos y garantizarás una buena convivencia. Porque eres el único responsable de cualquier inconveniente o malestar que tu perro pueda ocasionar.

Etiquetado con: Dogs Perros
Compartir:

Posts Anteriores Siguientes Posts

ESPAÑOL
ESPAÑOL